7 de agosto de 2017

Montalivet, Gironde, Nouvelle-Aquitaine

La playa inmensa, eterna. Se pierde en el horizonte.
Desnuda en la arena. Sintiendo el viento en el cuerpo, placer. Placer con mayúscula.
No quiero volver a usar traje de baño. ¿Para qué?
Grandes olas. Varias hileras de olas. El sol filtrado por las nubes.
Si el viento se intensifica siento un atisbo de frío.
Ser escritor debe ser como ser una ola. Rodearlo todo hasta reventar. Y las tablas en tu espalda.
Ser escritor debe ser como el cielo azul hasta la línea de nubes. Que comienza al elevar la mirada.
Ser escritor es como estar desnudo en la playa. Placer y entrega.
¿Cuál es exactamente el color del presente? ¿Azul-verdoso, como el océano?
Ser escritor debe ser como no poder detenerse. Como tener un mundo propio, secreto, que se despliega en una hoja vacía. Luego el mar cambia de color con el sol que aparece. Las nubes se mueven. De pronto ninguna nube cerca del sol.
Debo haber sido pez en otra vida. Pez en el agua.
Ser escritor debe ser como ser un pez en el agua. Como yo me siento en el agua, entre las olas. Sumergiéndome y emergiendo.